Recomendaciones de dieta

 

 

 

EVITE BEBIDAS FRIAS, EVITE COMER DE MAS.
De prioridad a los alimentos vivos, hojas verdes (radicheta, recula, diente de león, achicoria, nabiza, radicha y otras) semillas activadas (de remojo una noche), brotes, quesos de semillas, jugos verdes, leches de semillas, limón, de preferencia avena, quínoa, amaranto, sarraceno, pan integral (no abusar! Máximo 2 rebanadas diarias). Cenar bien temprano, 2hs antes de dormir, algo liviano, caldo de verduras, verduras al vapor, etc.

La mejor hora para la limpieza: Los segmentos inicial y final de la limpieza hepática se llevan a cabo durante un fin de semana, cuando Ud. no se encuentre bajo presión y tenga tiempo suficiente para descansar. Recordemos que el tiempo es fundamental en cualquier proceso de sanación. A pesar de que la limpieza es efectiva en cualquier momento del mes, de preferencia es mejor comenzar un día entre luna llena y nueva. El período de 5-6 días antes de la limpieza puede comenzar 5-6 días antes de la luna llena.

Si toma algún medicamento: durante la limpieza evite tomar cualquier medicamento, vitaminas o suplementos que no sean estrictamente necesarios.

Si Ud. sufre de enfermedades de la vesícula o no tiene vesícula: Puede realizar perfectamente una limpieza hepática pero necesitará de más tiempo de preparación (2-3 semanas) tomando durante la misma una mezcla de hierbas*.

Asegurarse de limpiar su colon antes y después de cada limpieza hepática: la limpieza del colon, ayuda a prevenir o minimizar cualquier incomodidad o náusea que pueda surgir durante la descarga hepática. También asiste al cuerpo en la rápida eliminación de los cálculos. La irrigación colónica es el método más sencillo y rápido para preparar al colon para una limpieza hepática. (Lo ideal es realizar 2 sesiones, una previa y una posterior al 6º dia).

  Volver     |   Continuar leyendo